Una joven británica de 16 años se convierte en el árbitro FIFA más joven del mundo

La impresión que existe en la sociedad es que el fútbol es un deporte de hombres. Es raro ver niñas jugando, afortunadamente cada día es más común, pero ver chicas arbitrando es más raro todavía. La joven británica Daisy Goldsimith que se convirtió en árbitro de fútbol a los 14 años, ha pasado los exámenes de la FIFA y es el árbitro internacional FIFA más joven, también ha entrado en el libro de Guinness de los récords.

Durante su infancia en Somerset, su pasión por el futbol y los niños de 10 años, la llevo a jugar a futbol con ellos. Su atrevimiento pronto llamo la atención de sus vecinos. El cada vez mejor juego de Goldmith hizo que fuese pronto seleccionada por un club de fútbol de chichas.
Sin embargo, Goldsmith siente que solo jugar no es suficiente y le gustaría vestir la camisa de árbitro de fútbol. Empezó a aprender las reglas de los partidos fútbol a través de diferentes canales. En diciembre de 2009 se apuntó a un curso de entrenamiento de árbitros. Después de estudiar durante 15 días, hizo el examen de árbitro organizado por la asociación británica de futbol tanto escrito como en el terreno de juego. Finalmente, ha pasado todos los exámenes obteniendo el necesario 75% en todos los exámenes. En ocasión de su 14 cumpleaños, Goldsmith consiguió el registro de árbitro de la Asociación de fútbol del Reino Unido, para convertirse en árbitro de fútbol más joven de Gran Bretaña.
Su madre, Fiona dice que ella ha sido siempre una ‘apasionada del fútbol’
Daisy es uno de 25.502 árbitros oficiales en Reino Unido, de los que sólo 407 son mujeres.

Técnicas básicas del vóley playa

El vóley playa es un deporte muy divertido y completo practicado principalmente en verano y en lugares que tienen costa con largas playas de arena. Con unos postes, su red y un balón de vóley playa puedes empezar a jugar con un grupo de amigos, pero es importante que conozcas las técnicas básicas antes de empezar a practicarlo.
El principal material de vóley playa que hace falta para poder empezar a jugar son unos postes y su red, que normalmente se puede encontrar ya colocados en muchas playas que rodean nuestro país, por lo que solo haría falta llevar una pelota de vóley playa para poder empezar a jugar. Pero además, si quieres jugar conforme a la normativa es importante tener una cintas delimitadoras para marcar las líneas del campo de juego y unas antenas de voleibol con las que marcar la altura permitida.

Una vez tenemos todo el material y los jugadores, es importante conocer las técnicas básicas para jugar al vóley playa:
Existen distintos tipos de saques permitidos: el saque de mano baja, desde arriba potente, desde arriba flotante o saque en suspensión. Puede ser una importante arma de ataque ya que depende únicamente del control del jugador que lo realiza sobre el balón y sin necesitar coordinación con los compañeros. Por lo general, requiere un lanzamiento correcto del balón, una posición inicial adecuada, seguridad y precisión para conseguir un buen saque que pueda dar ventaja a tu equipo.
La recepción se considera la respuesta de un jugador ante un saque y el toque de antebrazos o defensa se realiza durante el resto de los golpes. La zona de impacto del balón son los antebrazos por lo que para una mejor jugada deben estar juntos y formando una superficie plana con la que golpear el balón. Un correcto manejo del antebrazo ayuda a una buena defensa, levantada e incluso puede ser un factor importante de ataque para aprovechar las zonas descubiertas del equipo oponente. La posición fundamental es media-baja, con los brazos estirados, juntos y algo inclinados hacia delante. Los brazos se mantienen fijos y gracias al movimiento de flexión-extensión del cuerpo y de las piernas es como se consigue dar impulso al balón.
La colocación es imprescindible para conseguir un buen ataque aunque sí que es cierto que es algo complicada en el vóley plata ya que la arena dificulta los movimientos. El toque de dedos es el que permite un del ataque para llevar al remate, la posición correcta es con piernas flexionadas, pies ligeramente separados y las manos a la altura de la frente con los dedos separados para permitir un contacto de las yemas con el balón.

La forma de conseguir puntos en el vóley playa es haciendo que el balón toque el campo del equipo contrario y para ello, la mejor técnica es con el remate. El remate en vóley playa consiste en una carrera con salto incluido para golpear el balón con fuerza y culminar una jugada que ya habrá tenido toques de antebrazos y pase de dedos de otros jugadores. Es la técnica de ataque más agresiva y que más llama la atención, pero también es la técnica más complicada.
Es la principal técnica de defensa ante un remate. El salto tiene que ser muy cerca de la red pero sin llegar a tocarla y hay que calcular muy bien el momento del salto para intentar frenar el ataque del remate. La posición correcta es alta, de frente y cerca de la red con los pies algo separados y los brazos delante del cuerpo extendidos y con las manos abiertas. El tiempo de reacción ante un remate tiene que ser rápido para que el bloqueo sea efectivo y consiga frenar el ataque del oponente.
Conociendo las técnicas básicas del voleibol playa podrás empezar a jugar e ir perfeccionando cada una en función de tu posición y nivel de juego. Eso sí, ten en cuenta que el vóley playa al jugarse en la arena los movimientos son más lentos y difíciles por lo que requiere de una mayor preparación física y supone mayor intensidad de entrenamiento.
Foto Creative Commons